Galactobour

Se hierven 500 ml de leche y los otros 500 ml se separan, se enfrían y se mezclan con sémola. Batir bien los huevos con el azúcar, la vainilla y el limón rallado hasta que estén espumosos. Reducir el fuego, poner la leche con la sémola, mezclar bien, luego agregar la mezcla de huevo con azúcar, agregar 2 cucharadas de mantequilla derretida, mezclar bien hasta que quede cremoso, unos 5 minutos a fuego lento. No te asustes si es suave, ¡así debe ser! Si esperamos que se endurezca mucho, entonces meterlo al horno lo endurecerá aún más, debe ser un postre lo suficientemente suave como para poder cortarlo con un tenedor y no con un cuchillo! De todos modos, ¡después de un día se endurecerá aún más en la nevera!

Mientras tanto, o mejor justo antes de hacer la nata, en un pyrex rectangular de unos 30 * 20 colocamos las hojas de tarta untadas con mantequilla cada una y claro, y la bandeja antes de poner la primera hoja! Después de 6 hojas coloque un poco para superar en unos 5 cm el borde del pyrex, ponga la composición, tome los bordes de las hojas y cierre los 4 lados de la bandeja, engrasando con aceite mientras los cierra, luego ponga las otras 6 hojas , cada uno engrasado con mantequilla y también los bordes! (lamentablemente, olvidé tomar fotos de la composición y la bandeja, pero prometo que la semana que viene las tomaré)

pinchamos con la punta del cuchillo en la forma que lo cortaremos cuando esté listo, después de lo cual mojamos nuestra mano con agua fría y espolvoreamos un poco de tarta luego de lo cual la meteremos en el horno precalentado a 160C (inicialmente estaba a 180C pero mi horno es más fuerte) durante unos 45 min.

Cuando esté listo, déjelo enfriar, ¡el pastel y el almíbar nunca deben estar calientes! Esto es cierto para todas las tartas de este tipo, al menos esta es una regla griega y sé por qué, de lo contrario, las hojas de arriba no estarán crujientes, se volverán suaves, ¡lo que no debería ser!

Para el almíbar, poner todo en una olla y dejar hervir a fuego lento unos 15 minutos, luego ponerlo sobre la tarta que se enfría lentamente, es recomendable poner primero el almíbar con un abrillantador en el borde, no se debe tirar el almíbar por encima del pastel, porque se ablandará y las hojas de encima no volverán a estar crujientes. Fuera del verano, durante el resto del año, galaktobureko se mantendrá a temperatura ambiente y después de 2 días lo metemos en la nevera, no te asustes, no se echa a perder, no hemos sufrido nada desde hace unos 10 ¡años! Esta empanada es preferible comerla hasta que entre al frigorífico, porque entonces se endurece y pierde su buen y fresco sabor. En verano puedes guardarlo en la cocina hasta el día siguiente.

¡Buen apetito!

PD. En estas fotos, la crema es un poco más oscura de lo habitual, porque usé azúcar de vainilla orgánica, que es más oscura, ¡pero el sabor es el mismo! Solo uso productos orgánicos, así que espero que al menos comamos algo más seguro, ¡creo!