Recetas de cócteles, licores y bares locales

3 productores de vino pioneros de las montañas de Mayacamas

3 productores de vino pioneros de las montañas de Mayacamas


We are searching data for your request:

Forums and discussions:
Manuals and reference books:
Data from registers:
Wait the end of the search in all databases.
Upon completion, a link will appear to access the found materials.

Notas de cata de tres importantes bodegas del valle de Napa

Recientemente visité el Valle de Napa con mi buen amigo y Carta de vino subterráneo editor colaborador John Morrill. Vimos viejos amigos y algunos nuevos, pero también volvimos a visitar tres bodegas a las que fui por primera vez a principios de la década de 1970, poco después de que produjeran sus primeros vinos. Durante décadas, todos siguieron produciendo vinos tradicionales, equilibrados y con capacidad de envejecimiento durante mucho tiempo.

Diamond Creek y Mayacamas siguen siendo fuertes. Lamentablemente, Diamond Creek no tiene a su fundador y guía, Al Brounstein, quien falleció en 2006. Pero hoy, bajo la dirección de su viuda, Boots, y su hijo, Phil Ross, junto con el enólogo Phil Steinschreiber, están Continuando con la tradición de la que estoy seguro que enorgullecería a Al. En Mayacamas, Bob Travers sigue siendo propietario y enólogo. Con la ayuda de su hijo, Chris Travers, todavía se mantiene fuerte después de 44 años al mando. Continúa con su filosofía de larga data de elaborar vinos equilibrados y capaces de envejecer durante mucho tiempo. En Ritchie Creek, Pete Minor, propietario y enólogo, se ha jubilado y ahora vende sus uvas cabernet sauvignon: ¡5 toneladas de seis acres! Desafortunadamente, las uvas se mezclan con otras uvas, por lo que la propiedad ya no tiene una identidad visible. Pete sigue produciendo una cantidad muy pequeña de pinot noir para consumo personal.

Estas tres bodegas icónicas de Napa fueron pioneras en el cultivo de uvas y en la elaboración de vino de las montañas Mayacamas del valle de Napa. Esta cordillera separa Napa de Sonoma y se extiende de norte a sur desde Diamond Mountain en Calistoga (ahora Diamond Mountain American Vinticultural Area o AVA) hasta Spring Mountain en St. Helena (ahora Spring Mountain American Vinticultural Area o AVA) hasta Mt. Veeder en Oakville (ahora Mt. Veeder American Vinticultural Area o AVA). A continuación se muestran las historias de estas tres bodegas pioneras y notas sobre algunos de sus vinos.


Bodegas Heitz

Si eras un enófilo en la década de 1970, es posible que todavía tengas ese hipnótico ramo de eucalipto grabado en tu memoria.

El olor, por supuesto, pertenecía al Cabernet de Martha's Vineyard de Heitz, un vino cuyo paladar rico y opulento lo habría hecho legendario, incluso si su nariz no hubiera sido tan distintiva.

Hecho por primera vez por Joe Heitz en 1966, Martha's Vineyard fue posiblemente el Cabernet más codiciado en el nacimiento del vino moderno de California. Y después de la gran 1966, las magníficas cosechas de 1968, 1970, 1974 y 1985 aseguraron la posición de Martha como la mejor de su generación.

Pero los albores del movimiento Cult Cab de 1990 oscurecieron a la generación anterior de Cabernets, y la de Martha fue la víctima más desconcertante.

Su estilo se consideró muy opulento en su día, e incluso para los estándares más ambiciosos de hoy, sigue siendo exóticamente convincente. Ahora, casi medio siglo después de que se convirtiera en el primer gran California Cabernet de un solo viñedo, todavía cautiva con su asombroso bouquet y su textura cálida y aterciopelada.

En la brecha

En el verano de 1974, David Heitz completó su licenciatura en enología y regresó a la bodega de su familia en el extremo este del Valle de Napa. Durante la década anterior, el padre de David, Joe, se había convertido en una figura destacada en los círculos vinícolas de Napa, casi tan famoso por sus fuertes opiniones como por sus vinos pioneros. Pero ese verano, Joe se lastimó la espalda y fue acostado en la cama.

Recién armado con su título en enología, pero guiado por su padre en cada paso del camino, David saltó a la brecha, trayendo la cosecha de 1974 y vinificando, entre los otros vinos de Heitz, el Martha's Vineyard Cabernet de 1974. Poco sabía él (o cualquier otra persona) que el vino se convertiría en uno de los más famosos de la historia de California.

Joe estaba tan contento con el vino que, como bromea David, "mi padre ... decidió que no tendría problemas para dejarme las tareas y salir a la playa todos los años en la época de la cosecha".

Entonces, si bien Martha's Vineyard Cabernet siempre estará asociado con Joe Heitz, pocas personas saben que su hijo David ha sido su creador desde 1974, produciendo innumerables grandes cosechas, siguiendo los principios establecidos por su padre.

Hoy, 45 años después de la primera Martha's, nada ha cambiado en su forma de elaboración.

Tom y Martha

Por supuesto, el vino nunca hubiera existido sin Martha's Vineyard, que se encuentra en una suave pendiente en el lado occidental del valle, en las estribaciones de las montañas Mayacamas, al sur de Oakville. Es el valle de Napa occidental por excelencia terruño los suelos son una mezcla de limos aluviales de fondo de valle, gravas y rocas erosionadas de la cordillera de Mayacamas, con perfecta exposición y drenaje.

El viñedo está rodeado de eucaliptos gigantes, a menudo acreditados como la fuente del distintivo aroma y sabor a menta de Martha. Y el material vegetal es un clon patentado único que produce bayas diminutas, de piel gruesa, de gran concentración y color profundo.

Propiedad de Tom y Martha May, Martha's Vineyard ha sido elaborado exclusivamente por Heitz desde 1966 Joe había comenzado a comprar la fruta el año anterior, mezclándola con otras fuentes para su embotellado en Napa Valley.

Pero Tom May le preguntó a Joe si podía hacer que un barril de vino se embotellara solo como pago parcial por las uvas. Joe quedó tan impresionado por la integridad y el carácter del vino que rápidamente aceptó embotellar la producción total por separado el año siguiente.

Un pionero del valle de Napa

La forma en que se ha elaborado Martha's Vineyard durante los últimos 45 años proviene directamente de Joe Heitz, una de las grandes personalidades de la década dorada de Napa de los años sesenta, y uno de sus enólogos más talentosos.

Antes de comenzar su propia bodega en 1961, fue la mano derecha del legendario André Tchelistcheff en Beaulieu Vineyards durante ocho años. Más tarde, se convirtió en el primero en emitir un embotellado de un solo viñedo de vino del Valle de Napa con el lanzamiento del Martha's Vineyard Cabernet de 1966 en 1970.

De padre a hijo

Hoy en día, David Heitz utiliza los mismos métodos que utilizó su padre en 1966 para hacer Martha’s Vineyard: la fermentación se realiza en tanques de acero inoxidable, seguida de un año completo en barricas muy grandes de roble americano neutro antes de otros tres años en roble francés. barricas antes del embotellado.

Un aspecto sorprendente del enfoque de Heitz es que sus Cabernets no pasan por la fermentación maloláctica. Como David Heitz le dijo a John Gilman, "así era como mi padre hacía sus Cabernets, y dado lo bien que habían resultado a lo largo de los años, no veía una buena razón para cambiar esto".

Este método inusual seguramente es un factor en la famosa capacidad de Martha para envejecer durante décadas.

Heitz Wine Cellars Martha's Vineyard Cabernet no es solo uno de los mejores vinos de California, sino que también es uno de los últimos ejemplos vivos de la vinificación tradicional del Valle de Napa, sin cambios desde hace casi medio siglo.


Bodegas Heitz

Si eras un enófilo en la década de 1970, es posible que todavía tengas ese hipnótico ramo de eucalipto grabado en tu memoria.

El olor, por supuesto, pertenecía al Cabernet de Martha's Vineyard de Heitz, un vino cuyo paladar rico y opulento lo habría hecho legendario, incluso si su nariz no hubiera sido tan distintiva.

Hecho por primera vez por Joe Heitz en 1966, Martha's Vineyard fue posiblemente el Cabernet más codiciado en el nacimiento del vino moderno de California. Y después de la gran 1966, las magníficas cosechas de 1968, 1970, 1974 y 1985 aseguraron la posición de Martha como la mejor de su generación.

Pero los albores del movimiento Cult Cab de 1990 oscurecieron a la generación anterior de Cabernets, y la de Martha fue la víctima más desconcertante.

Su estilo se consideró muy opulento en su día, e incluso para los estándares más ambiciosos de hoy, sigue siendo exóticamente convincente. Ahora, casi medio siglo después de que se convirtiera en el primer gran California Cabernet de un solo viñedo, todavía cautiva con su asombroso bouquet y su textura cálida y aterciopelada.

En la brecha

En el verano de 1974, David Heitz completó su licenciatura en enología y regresó a la bodega de su familia en el extremo este del Valle de Napa. Durante la década anterior, el padre de David, Joe, se había convertido en una figura destacada en los círculos vinícolas de Napa, casi tan famoso por sus fuertes opiniones como por sus vinos pioneros. Pero ese verano, Joe se lastimó la espalda y fue acostado en la cama.

Recién armado con su título en enología, pero guiado por su padre en cada paso del camino, David saltó a la brecha, trayendo la cosecha de 1974 y vinificando, entre los otros vinos de Heitz, el Martha's Vineyard Cabernet de 1974. Poco sabía él (o cualquier otra persona) que el vino se convertiría en uno de los más famosos de la historia de California.

Joe estaba tan contento con el vino que, como bromea David, "mi padre ... decidió que no tendría problemas para dejarme las tareas y salir a la playa todos los años en la época de la cosecha".

Entonces, si bien Martha's Vineyard Cabernet siempre estará asociado con Joe Heitz, pocas personas saben que su hijo David ha sido su creador desde 1974, produciendo innumerables grandes cosechas, siguiendo los principios establecidos por su padre.

Hoy, 45 años después de la primera Martha's, nada ha cambiado en su forma de elaboración.

Tom y Martha

Por supuesto, el vino nunca hubiera existido sin Martha's Vineyard, que se encuentra en una suave pendiente en el lado occidental del valle, en las estribaciones de las montañas Mayacamas, al sur de Oakville. Es el valle de Napa occidental por excelencia terruño los suelos son una mezcla de limos aluviales del fondo del valle, gravas y rocas erosionadas de la cordillera de Mayacamas, con perfecta exposición y drenaje.

El viñedo está rodeado de eucaliptos gigantes, a menudo acreditados como la fuente del distintivo aroma y sabor a menta de Martha. Y el material vegetal es un clon patentado único que produce bayas diminutas, de piel gruesa, de gran concentración y color profundo.

Propiedad de Tom y Martha May, Martha's Vineyard ha sido elaborado exclusivamente por Heitz desde 1966 Joe había comenzado a comprar la fruta el año anterior, mezclándola con otras fuentes para su embotellado en Napa Valley.

Pero Tom May le preguntó a Joe si podía hacer que un barril de vino se embotellara solo como pago parcial por las uvas. Joe quedó tan impresionado por la integridad y el carácter del vino que rápidamente aceptó embotellar la producción total por separado el año siguiente.

Un pionero del valle de Napa

La forma en que se ha elaborado Martha's Vineyard durante los últimos 45 años proviene directamente de Joe Heitz, una de las grandes personalidades de la década dorada de Napa de los años sesenta, y uno de sus enólogos más talentosos.

Antes de comenzar su propia bodega en 1961, fue la mano derecha del legendario André Tchelistcheff en Beaulieu Vineyards durante ocho años. Más tarde, se convirtió en el primero en emitir un embotellado de un solo viñedo de vino del Valle de Napa con el lanzamiento del Martha's Vineyard Cabernet de 1966 en 1970.

De padre a hijo

Hoy en día, David Heitz utiliza los mismos métodos que utilizó su padre en 1966 para hacer Martha’s Vineyard: la fermentación se realiza en tanques de acero inoxidable, seguida de un año completo en barricas muy grandes de roble americano neutro antes de otros tres años en roble francés. barricas antes del embotellado.

Un aspecto sorprendente del enfoque de Heitz es que sus Cabernets no pasan por la fermentación maloláctica. Como David Heitz le dijo a John Gilman, "así era como mi padre hacía sus Cabernets, y dado lo bien que habían resultado a lo largo de los años, no veía una buena razón para cambiar esto".

Este método inusual seguramente es un factor en la famosa capacidad de Martha para envejecer durante décadas.

Heitz Wine Cellars Martha's Vineyard Cabernet no es solo uno de los mejores vinos de California, sino que también es uno de los últimos ejemplos vivos de la vinificación tradicional del Valle de Napa, sin cambios desde hace casi medio siglo.


Bodegas Heitz

Si eras un enófilo en la década de 1970, es posible que todavía tengas ese hipnótico ramo de eucalipto grabado en tu memoria.

El olor, por supuesto, pertenecía al Cabernet de Martha's Vineyard de Heitz, un vino cuyo paladar rico y opulento lo habría hecho legendario, incluso si su nariz no hubiera sido tan distintiva.

Hecho por primera vez por Joe Heitz en 1966, Martha's Vineyard fue posiblemente el Cabernet más codiciado en el nacimiento del vino moderno de California. Y después de la gran 1966, las magníficas cosechas de 1968, 1970, 1974 y 1985 aseguraron la posición de Martha como la mejor de su generación.

Pero los albores del movimiento Cult Cab de 1990 oscurecieron a la generación anterior de Cabernets, y la de Martha fue la víctima más desconcertante.

Su estilo se consideró muy opulento en su día, e incluso para los estándares más ambiciosos de hoy, sigue siendo exóticamente convincente. Ahora, casi medio siglo después de que se convirtiera en el primer gran California Cabernet de un solo viñedo, todavía cautiva con su asombroso bouquet y su textura cálida y aterciopelada.

En la brecha

En el verano de 1974, David Heitz completó su licenciatura en enología y regresó a la bodega de su familia en el extremo este del Valle de Napa. Durante la década anterior, el padre de David, Joe, se había convertido en una figura destacada en los círculos vitivinícolas de Napa, casi tan famoso por sus fuertes opiniones como por sus vinos pioneros. Pero ese verano, Joe se lastimó la espalda y fue acostado en la cama.

Recién armado con su título en enología, pero guiado por su padre en cada paso del camino, David saltó a la brecha, trayendo la cosecha de 1974 y vinificando, entre los otros vinos de Heitz, el Martha's Vineyard Cabernet de 1974. Poco sabía él (o cualquier otra persona) que el vino se convertiría en uno de los más famosos de la historia de California.

Joe estaba tan contento con el vino que, como bromea David, "mi padre ... decidió que no tendría problemas para dejarme las tareas y salir a la playa todos los años en la época de la cosecha".

Entonces, aunque Martha's Vineyard Cabernet siempre estará asociado con Joe Heitz, pocas personas saben que su hijo David ha sido su creador desde 1974, produciendo innumerables grandes cosechas, siguiendo los principios establecidos por su padre.

Hoy, 45 años después de la primera Martha's, nada ha cambiado en su forma de elaboración.

Tom y Martha

Por supuesto, el vino nunca hubiera existido sin Martha's Vineyard, que se encuentra en una suave pendiente en el lado occidental del valle, en las estribaciones de las montañas Mayacamas, al sur de Oakville. Es el valle de Napa occidental por excelencia terruño los suelos son una mezcla de limos aluviales del fondo del valle, gravas y rocas erosionadas de la cordillera de Mayacamas, con perfecta exposición y drenaje.

El viñedo está rodeado de eucaliptos gigantes, a menudo acreditados como la fuente del distintivo aroma y sabor a menta de Martha. Y el material vegetal es un clon patentado único que produce bayas diminutas, de piel gruesa, de gran concentración y color profundo.

Propiedad de Tom y Martha May, Martha's Vineyard ha sido elaborado exclusivamente por Heitz desde 1966 Joe había comenzado a comprar la fruta el año anterior, mezclándola con otras fuentes para su embotellado en Napa Valley.

Pero Tom May le preguntó a Joe si podía hacer que un barril de vino se embotellara solo como pago parcial por las uvas. Joe quedó tan impresionado por la integridad y el carácter del vino que rápidamente aceptó embotellar la producción total por separado el año siguiente.

Un pionero del valle de Napa

La forma en que se ha elaborado Martha's Vineyard durante los últimos 45 años proviene directamente de Joe Heitz, una de las grandes personalidades de la década dorada de Napa de los años sesenta, y uno de sus enólogos más talentosos.

Antes de comenzar su propia bodega en 1961, fue la mano derecha del legendario André Tchelistcheff en Beaulieu Vineyards durante ocho años. Más tarde, se convirtió en el primero en emitir un embotellado de un solo viñedo de vino del Valle de Napa con el lanzamiento del Martha's Vineyard Cabernet de 1966 en 1970.

De padre a hijo

Hoy en día, David Heitz utiliza los mismos métodos que utilizó su padre en 1966 para hacer Martha’s Vineyard: la fermentación se realiza en tanques de acero inoxidable, seguida de un año completo en barricas muy grandes de roble americano neutro antes de otros tres años en roble francés. barricas antes del embotellado.

Un aspecto sorprendente del enfoque de Heitz es que sus Cabernets no pasan por la fermentación maloláctica. Como David Heitz le dijo a John Gilman, "así era como mi padre hacía sus Cabernets, y dado lo bien que habían resultado a lo largo de los años, no veía una buena razón para cambiar esto".

Este método inusual seguramente es un factor en la famosa capacidad de Martha para envejecer durante décadas.

Heitz Wine Cellars Martha's Vineyard Cabernet no es solo uno de los mejores vinos de California, sino que también es uno de los últimos ejemplos vivos de la vinificación tradicional del Valle de Napa, sin cambios desde hace casi medio siglo.


Bodegas Heitz

Si eras un enófilo en la década de 1970, es posible que todavía tengas ese hipnótico ramo de eucalipto grabado en tu memoria.

El olor, por supuesto, pertenecía al Cabernet de Martha's Vineyard de Heitz, un vino cuyo paladar rico y opulento lo habría hecho legendario, incluso si su nariz no hubiera sido tan distintiva.

Hecho por primera vez por Joe Heitz en 1966, Martha's Vineyard fue posiblemente el Cabernet más codiciado en el nacimiento del vino moderno de California. Y después de la gran 1966, las magníficas cosechas de 1968, 1970, 1974 y 1985 aseguraron la posición de Martha como la mejor de su generación.

Pero los albores del movimiento Cult Cab de 1990 oscurecieron a la generación anterior de Cabernets, y la de Martha fue la víctima más desconcertante.

Su estilo se consideró muy opulento en su día, e incluso para los estándares más ambiciosos de hoy, sigue siendo exóticamente convincente. Ahora, casi medio siglo después de que se convirtiera en el primer gran California Cabernet de un solo viñedo, todavía cautiva con su asombroso bouquet y su textura cálida y aterciopelada.

En la brecha

En el verano de 1974, David Heitz completó su licenciatura en enología y regresó a la bodega de su familia en el extremo este del Valle de Napa. Durante la década anterior, el padre de David, Joe, se había convertido en una figura destacada en los círculos vinícolas de Napa, casi tan famoso por sus fuertes opiniones como por sus vinos pioneros. Pero ese verano, Joe se lastimó la espalda y fue acostado en la cama.

Recién armado con su título en enología, pero guiado por su padre en cada paso del camino, David saltó a la brecha, trayendo la cosecha de 1974 y vinificando, entre los otros vinos de Heitz, el Martha's Vineyard Cabernet de 1974. Poco sabía él (o cualquier otra persona) que el vino se convertiría en uno de los más famosos de la historia de California.

Joe estaba tan contento con el vino que, como bromea David, "mi padre ... decidió que no tendría problemas para dejarme las tareas y salir a la playa todos los años en la época de la cosecha".

Entonces, si bien Martha's Vineyard Cabernet siempre estará asociado con Joe Heitz, pocas personas saben que su hijo David ha sido su creador desde 1974, produciendo innumerables grandes cosechas, siguiendo los principios establecidos por su padre.

Hoy, 45 años después de la primera Martha's, nada ha cambiado en su forma de elaboración.

Tom y Martha

Por supuesto, el vino nunca hubiera existido sin Martha’s Vineyard, que se encuentra en una suave pendiente en el lado occidental del valle, en las estribaciones de las montañas Mayacamas, al sur de Oakville. Es el valle de Napa occidental por excelencia terruño los suelos son una mezcla de limos aluviales del fondo del valle, gravas y rocas erosionadas de la cordillera de Mayacamas, con perfecta exposición y drenaje.

El viñedo está rodeado de eucaliptos gigantes, a menudo acreditados como la fuente del distintivo aroma y sabor a menta de Martha. Y el material vegetal es un clon patentado único que produce bayas diminutas, de piel gruesa, de gran concentración y color profundo.

Propiedad de Tom y Martha May, Martha's Vineyard ha sido elaborado exclusivamente por Heitz desde 1966 Joe había comenzado a comprar la fruta el año anterior, mezclándola con otras fuentes para su embotellado en Napa Valley.

Pero Tom May le preguntó a Joe si podía hacer que un barril de vino se embotellara solo como pago parcial por las uvas. Joe quedó tan impresionado por la integridad y el carácter del vino que rápidamente aceptó embotellar la producción total por separado el año siguiente.

Un pionero del valle de Napa

La forma en que se ha elaborado Martha's Vineyard durante los últimos 45 años proviene directamente de Joe Heitz, una de las grandes personalidades de la década dorada de Napa de los años sesenta, y uno de sus enólogos más talentosos.

Antes de comenzar su propia bodega en 1961, fue la mano derecha del legendario André Tchelistcheff en Beaulieu Vineyards durante ocho años. Más tarde, se convirtió en el primero en emitir un embotellado de un solo viñedo de vino del Valle de Napa con el lanzamiento del Martha's Vineyard Cabernet de 1966 en 1970.

De padre a hijo

Hoy en día, David Heitz utiliza los mismos métodos que utilizó su padre en 1966 para elaborar Martha’s Vineyard: la fermentación se realiza en depósitos de acero inoxidable, seguida de un año completo en barricas muy grandes de roble americano neutro antes de otros tres años en roble francés. barricas antes del embotellado.

Un aspecto sorprendente del enfoque de Heitz es que sus Cabernets no pasan por la fermentación maloláctica. Como David Heitz le dijo a John Gilman, "así era como mi padre hacía sus Cabernets, y dado lo bien que habían resultado a lo largo de los años, no veía una buena razón para cambiar esto".

Este método inusual seguramente es un factor en la famosa capacidad de Martha para envejecer durante décadas.

Heitz Wine Cellars Martha's Vineyard Cabernet no es solo uno de los mejores vinos de California, sino que también es uno de los últimos ejemplos vivos de la vinificación tradicional del Valle de Napa, sin cambios desde hace casi medio siglo.


Bodegas Heitz

Si eras un enófilo en la década de 1970, es posible que todavía tengas ese hipnótico ramo de eucalipto grabado en tu memoria.

El olor, por supuesto, pertenecía al Cabernet de Martha's Vineyard de Heitz, un vino cuyo paladar rico y opulento lo habría hecho legendario, incluso si su nariz no hubiera sido tan distintiva.

Hecho por primera vez por Joe Heitz en 1966, Martha's Vineyard fue posiblemente el Cabernet más codiciado en el nacimiento del vino moderno de California. Y después de la gran 1966, las magníficas cosechas de 1968, 1970, 1974 y 1985 aseguraron la posición de Martha como la mejor de su generación.

Pero los albores del movimiento Cult Cab de 1990 oscurecieron a la generación anterior de Cabernets, y la de Martha fue la víctima más desconcertante.

Su estilo se consideró muy opulento en su día, e incluso para los estándares más ambiciosos de hoy, sigue siendo exóticamente convincente. Ahora, casi medio siglo después de que se convirtiera en el primer gran California Cabernet de un solo viñedo, todavía cautiva con su asombroso bouquet y su textura cálida y aterciopelada.

En la brecha

En el verano de 1974, David Heitz completó su licenciatura en enología y regresó a la bodega de su familia en el extremo este del Valle de Napa. Durante la década anterior, el padre de David, Joe, se había convertido en una figura destacada en los círculos vinícolas de Napa, casi tan famoso por sus fuertes opiniones como por sus vinos pioneros. Pero ese verano, Joe se lastimó la espalda y fue acostado en la cama.

Recién armado con su título en enología, pero guiado por su padre en cada paso del camino, David saltó a la brecha, trayendo la cosecha de 1974 y vinificando, entre los otros vinos de Heitz, el Martha's Vineyard Cabernet de 1974. Poco sabía él (o cualquier otra persona) que el vino se convertiría en uno de los más famosos de la historia de California.

Joe estaba tan contento con el vino que, como bromea David, "mi padre ... decidió que no tendría problemas para dejarme las tareas y salir a la playa todos los años en la época de la cosecha".

Entonces, aunque Martha's Vineyard Cabernet siempre estará asociado con Joe Heitz, pocas personas saben que su hijo David ha sido su creador desde 1974, produciendo innumerables grandes cosechas, siguiendo los principios establecidos por su padre.

Hoy, 45 años después de la primera Martha's, nada ha cambiado en su forma de elaboración.

Tom y Martha

Por supuesto, el vino nunca hubiera existido sin Martha’s Vineyard, que se encuentra en una suave pendiente en el lado occidental del valle, en las estribaciones de las montañas Mayacamas, al sur de Oakville. Es el valle de Napa occidental por excelencia terruño los suelos son una mezcla de limos aluviales del fondo del valle, gravas y rocas erosionadas de la cordillera de Mayacamas, con perfecta exposición y drenaje.

El viñedo está rodeado de eucaliptos gigantes, a menudo acreditados como la fuente del distintivo aroma y sabor a menta de Martha. Y el material vegetal es un clon patentado único que produce bayas diminutas, de piel gruesa, de gran concentración y color profundo.

Propiedad de Tom y Martha May, Martha's Vineyard ha sido elaborado exclusivamente por Heitz desde 1966 Joe había comenzado a comprar la fruta el año anterior, mezclándola con otras fuentes para su embotellado en Napa Valley.

Pero Tom May le preguntó a Joe si podía hacer que un barril de vino se embotellara solo como pago parcial por las uvas. Joe quedó tan impresionado por la integridad y el carácter del vino que rápidamente aceptó embotellar la producción total por separado el año siguiente.

Un pionero del valle de Napa

La forma en que se ha elaborado Martha's Vineyard durante los últimos 45 años proviene directamente de Joe Heitz, una de las grandes personalidades de la década dorada de Napa de los años sesenta, y uno de sus enólogos más talentosos.

Antes de comenzar su propia bodega en 1961, fue la mano derecha del legendario André Tchelistcheff en Beaulieu Vineyards durante ocho años. Más tarde, se convirtió en el primero en emitir un embotellado de un solo viñedo de vino del Valle de Napa con el lanzamiento del Martha's Vineyard Cabernet de 1966 en 1970.

De padre a hijo

Hoy en día, David Heitz utiliza los mismos métodos que utilizó su padre en 1966 para hacer Martha’s Vineyard: la fermentación se realiza en tanques de acero inoxidable, seguida de un año completo en barricas muy grandes de roble americano neutro antes de otros tres años en roble francés. barricas antes del embotellado.

Un aspecto sorprendente del enfoque de Heitz es que sus Cabernets no pasan por la fermentación maloláctica. Como David Heitz le dijo a John Gilman, "así era como mi padre hacía sus Cabernets, y dado lo bien que habían resultado a lo largo de los años, no veía una buena razón para cambiar esto".

Este método inusual seguramente es un factor en la famosa capacidad de Martha para envejecer durante décadas.

Heitz Wine Cellars Martha's Vineyard Cabernet no es solo uno de los mejores vinos de California, sino que también es uno de los últimos ejemplos vivos de la vinificación tradicional del Valle de Napa, sin cambios desde hace casi medio siglo.


Bodegas Heitz

Si eras un enófilo en la década de 1970, es posible que todavía tengas ese hipnótico ramo de eucalipto grabado en tu memoria.

El olor, por supuesto, pertenecía al Cabernet de Martha's Vineyard de Heitz, un vino cuyo paladar rico y opulento lo habría hecho legendario, incluso si su nariz no hubiera sido tan distintiva.

Hecho por primera vez por Joe Heitz en 1966, Martha's Vineyard fue posiblemente el Cabernet más codiciado en el nacimiento del vino moderno de California. Y después de la gran 1966, las magníficas cosechas de 1968, 1970, 1974 y 1985 aseguraron la posición de Martha como la mejor de su generación.

Pero los albores del movimiento Cult Cab de 1990 oscurecieron a la generación anterior de Cabernets, y la de Martha fue la víctima más desconcertante.

Su estilo se consideró muy opulento en su día, e incluso para los estándares más ambiciosos de hoy, sigue siendo exóticamente convincente. Ahora, casi medio siglo después de que se convirtiera en el primer gran California Cabernet de un solo viñedo, todavía cautiva con su asombroso bouquet y su textura cálida y aterciopelada.

En la brecha

En el verano de 1974, David Heitz completó su licenciatura en enología y regresó a la bodega de su familia en el extremo este del Valle de Napa. Durante la década anterior, el padre de David, Joe, se había convertido en una figura destacada en los círculos vinícolas de Napa, casi tan famoso por sus fuertes opiniones como por sus vinos pioneros. Pero ese verano, Joe se lastimó la espalda y fue acostado en la cama.

Recién armado con su título en enología, pero guiado por su padre en cada paso del camino, David saltó a la brecha, trayendo la cosecha de 1974 y vinificando, entre los otros vinos de Heitz, el Martha's Vineyard Cabernet de 1974. Poco sabía él (o cualquier otra persona) que el vino se convertiría en uno de los más famosos de la historia de California.

Joe estaba tan contento con el vino que, como bromea David, "mi padre ... decidió que no tendría problemas para dejarme las tareas y salir a la playa todos los años en la época de la cosecha".

Entonces, si bien Martha's Vineyard Cabernet siempre estará asociado con Joe Heitz, pocas personas saben que su hijo David ha sido su creador desde 1974, produciendo innumerables grandes cosechas, siguiendo los principios establecidos por su padre.

Hoy, 45 años después de la primera Martha's, nada ha cambiado en su forma de elaboración.

Tom y Martha

Por supuesto, el vino nunca hubiera existido sin Martha’s Vineyard, que se encuentra en una suave pendiente en el lado occidental del valle, en las estribaciones de las montañas Mayacamas, al sur de Oakville. Es el valle de Napa occidental por excelencia terruño los suelos son una mezcla de limos aluviales del fondo del valle, gravas y rocas erosionadas de la cordillera de Mayacamas, con perfecta exposición y drenaje.

El viñedo está rodeado de eucaliptos gigantes, a menudo acreditados como la fuente del distintivo aroma y sabor a menta de Martha. Y el material vegetal es un clon patentado único que produce bayas diminutas, de piel gruesa de gran concentración y color profundo.

Propiedad de Tom y Martha May, Martha's Vineyard ha sido elaborado exclusivamente por Heitz desde 1966 Joe había comenzado a comprar la fruta el año anterior, mezclándola con otras fuentes para su embotellado en Napa Valley.

Pero Tom May le preguntó a Joe si podía hacer que un barril de vino se embotellara solo como pago parcial por las uvas. Joe quedó tan impresionado por la integridad y el carácter del vino que rápidamente aceptó embotellar la producción total por separado el año siguiente.

Un pionero del valle de Napa

La forma en que se ha elaborado Martha's Vineyard durante los últimos 45 años proviene directamente de Joe Heitz, una de las grandes personalidades de la década dorada de Napa de los años sesenta, y uno de sus enólogos más talentosos.

Antes de comenzar su propia bodega en 1961, fue la mano derecha del legendario André Tchelistcheff en Beaulieu Vineyards durante ocho años. Más tarde, se convirtió en el primero en emitir un embotellado de un solo viñedo de vino del Valle de Napa con el lanzamiento del Martha's Vineyard Cabernet de 1966 en 1970.

De padre a hijo

Hoy en día, David Heitz utiliza los mismos métodos que utilizó su padre en 1966 para elaborar Martha’s Vineyard: la fermentación se realiza en tanques de acero inoxidable, seguida de un año completo en barricas muy grandes de roble americano neutro antes de otros tres años en roble francés. barricas antes del embotellado.

Un aspecto sorprendente del enfoque de Heitz es que sus Cabernets no pasan por la fermentación maloláctica. As David Heitz told John Gilman, “this was how my father made his Cabernets, and given how well they had turned out over the years, I could see no good reason for changing this.”

This unusual method surely is a factor in Martha ’ s famed ability to age for decades.

Heitz Wine Cellars Martha ’ s Vineyard Cabernet is not only one of California ’ s greatest wines, it is also one of the last living examples of traditional Napa Valley winemaking, unchanged now for nearly half a century.


Heitz Cellars

If you were an oenophile in the 1970s, you may still have that hypnotic bouquet of eucalyptus imprinted in your memory.

The smell, of course, belonged to Heitz ’ s Martha ’ s Vineyard Cabernet, a wine whose rich, opulent palate would have made it legendary, even had its nose not been so distinctive.

First made by Joe Heitz in 1966, Martha ’ s Vineyard was arguably the most coveted Cabernet at the birth of modern California wine. And after the great 1966, magnificent vintages in 1968, 1970, 1974 and 1985 secured Martha ’ s position as the finest of its generation.

But the dawn of the 1990 ’ s Cult Cab movement obscured the previous generation of Cabernets, and Martha ’ s was the most puzzling casualty.

Its style was considered very opulent in its day, and even by today ’ s more ambitious standards it remains exotically compelling. Now, nearly a half century after it became the first great single-vineyard California Cabernet, it still mesmerizes with its astonishing bouquet and its warm, velvety texture.

Into the Breach

In the summer of 1974, David Heitz completed his enology degree and returned to his family ’ s winery on the eastern edge of Napa Valley. Over the preceding decade, David ’ s father Joe had become a towering figure in Napa wine circles, nearly as famous for his strong opinions as for his pioneering wines. But that summer, Joe hurt his back and was laid up in bed.

Newly armed with his enology degree, but guided by his father every step of the way, David jumped into the breach, bringing in the 1974 harvest and vinifying, among the other Heitz wines, the 1974 Martha ’ s Vineyard Cabernet. Little did he (or anyone else) know that the wine would become among the most famous in California history.

So pleased was Joe with the wine that, as David jokes, “my father … decided that he would have no problems leaving the duties at crush to me and heading out to the beach each year at harvest time.”

So, while Martha ’ s Vineyard Cabernet will always be associated with Joe Heitz, few people know that his son David has been its maker since 1974, turning out countless great vintages, following the principles laid down by his father.

Today, 45 years after the first Martha ’ s, nothing has changed in how it is made.

Tom and Martha

Of course, the wine would never have existed without Martha ’ s Vineyard, which lies on a gentle slope on the western side of the valley in the foothills of the Mayacamas Mountains just south of Oakville. It is the quintessential western Napa Valley terroir the soils a mix of valley floor alluvial silts, gravels and eroded rock from the Mayacamas range, with perfect exposure and drainage.

The vineyard is surrounded by giant eucalyptus trees, often credited as the source for Martha ’ s distinctive minty aroma and flavor. And the plant material is a unique proprietary clone that produces tiny, thick skinned berries of great concentration and deep color.

Owned by Tom and Martha May, Martha ’ s Vineyard has been made exclusively by Heitz since 1966 Joe had begun purchasing the fruit the previous year, blending it with other sources for his Napa Valley bottling.

But Tom May asked Joe if he could have a barrel of the wine bottled on its own as part payment for the grapes. So impressed was Joe by the wine ’ s completeness and character, he quickly agreed to bottle the total production separately the following year.

A Napa Valley Pioneer

The way in which Martha ’ s Vineyard has been made over the past 45 years came straight from Joe Heitz, one of the great personalities of Napa ’ s golden decade of the 1960s, and among its most gifted winemakers.

Prior to starting his own winery in 1961, he was the legendary André Tchelistcheff ’ s right-hand man at Beaulieu Vineyards for eight years. Later he became the very first to issue a single-vineyard bottling of Napa Valley wine with the release of the 1966 Martha ’ s Vineyard Cabernet in 1970.

From Father to Son

Today, David Heitz uses the same methods his father did in 1966 to make Martha’s Vineyard: fermentation is in stainless steel tanks followed by a full year in very large neutral American oak casks before another three years in French oak barriques prior to bottling.

One surprising aspect to the Heitz approach is that their Cabernets do not go through malolactic fermentation. As David Heitz told John Gilman, “this was how my father made his Cabernets, and given how well they had turned out over the years, I could see no good reason for changing this.”

This unusual method surely is a factor in Martha ’ s famed ability to age for decades.

Heitz Wine Cellars Martha ’ s Vineyard Cabernet is not only one of California ’ s greatest wines, it is also one of the last living examples of traditional Napa Valley winemaking, unchanged now for nearly half a century.


Heitz Cellars

If you were an oenophile in the 1970s, you may still have that hypnotic bouquet of eucalyptus imprinted in your memory.

The smell, of course, belonged to Heitz ’ s Martha ’ s Vineyard Cabernet, a wine whose rich, opulent palate would have made it legendary, even had its nose not been so distinctive.

First made by Joe Heitz in 1966, Martha ’ s Vineyard was arguably the most coveted Cabernet at the birth of modern California wine. And after the great 1966, magnificent vintages in 1968, 1970, 1974 and 1985 secured Martha ’ s position as the finest of its generation.

But the dawn of the 1990 ’ s Cult Cab movement obscured the previous generation of Cabernets, and Martha ’ s was the most puzzling casualty.

Its style was considered very opulent in its day, and even by today ’ s more ambitious standards it remains exotically compelling. Now, nearly a half century after it became the first great single-vineyard California Cabernet, it still mesmerizes with its astonishing bouquet and its warm, velvety texture.

Into the Breach

In the summer of 1974, David Heitz completed his enology degree and returned to his family ’ s winery on the eastern edge of Napa Valley. Over the preceding decade, David ’ s father Joe had become a towering figure in Napa wine circles, nearly as famous for his strong opinions as for his pioneering wines. But that summer, Joe hurt his back and was laid up in bed.

Newly armed with his enology degree, but guided by his father every step of the way, David jumped into the breach, bringing in the 1974 harvest and vinifying, among the other Heitz wines, the 1974 Martha ’ s Vineyard Cabernet. Little did he (or anyone else) know that the wine would become among the most famous in California history.

So pleased was Joe with the wine that, as David jokes, “my father … decided that he would have no problems leaving the duties at crush to me and heading out to the beach each year at harvest time.”

So, while Martha ’ s Vineyard Cabernet will always be associated with Joe Heitz, few people know that his son David has been its maker since 1974, turning out countless great vintages, following the principles laid down by his father.

Today, 45 years after the first Martha ’ s, nothing has changed in how it is made.

Tom and Martha

Of course, the wine would never have existed without Martha ’ s Vineyard, which lies on a gentle slope on the western side of the valley in the foothills of the Mayacamas Mountains just south of Oakville. It is the quintessential western Napa Valley terroir the soils a mix of valley floor alluvial silts, gravels and eroded rock from the Mayacamas range, with perfect exposure and drainage.

The vineyard is surrounded by giant eucalyptus trees, often credited as the source for Martha ’ s distinctive minty aroma and flavor. And the plant material is a unique proprietary clone that produces tiny, thick skinned berries of great concentration and deep color.

Owned by Tom and Martha May, Martha ’ s Vineyard has been made exclusively by Heitz since 1966 Joe had begun purchasing the fruit the previous year, blending it with other sources for his Napa Valley bottling.

But Tom May asked Joe if he could have a barrel of the wine bottled on its own as part payment for the grapes. So impressed was Joe by the wine ’ s completeness and character, he quickly agreed to bottle the total production separately the following year.

A Napa Valley Pioneer

The way in which Martha ’ s Vineyard has been made over the past 45 years came straight from Joe Heitz, one of the great personalities of Napa ’ s golden decade of the 1960s, and among its most gifted winemakers.

Prior to starting his own winery in 1961, he was the legendary André Tchelistcheff ’ s right-hand man at Beaulieu Vineyards for eight years. Later he became the very first to issue a single-vineyard bottling of Napa Valley wine with the release of the 1966 Martha ’ s Vineyard Cabernet in 1970.

From Father to Son

Today, David Heitz uses the same methods his father did in 1966 to make Martha’s Vineyard: fermentation is in stainless steel tanks followed by a full year in very large neutral American oak casks before another three years in French oak barriques prior to bottling.

One surprising aspect to the Heitz approach is that their Cabernets do not go through malolactic fermentation. As David Heitz told John Gilman, “this was how my father made his Cabernets, and given how well they had turned out over the years, I could see no good reason for changing this.”

This unusual method surely is a factor in Martha ’ s famed ability to age for decades.

Heitz Wine Cellars Martha ’ s Vineyard Cabernet is not only one of California ’ s greatest wines, it is also one of the last living examples of traditional Napa Valley winemaking, unchanged now for nearly half a century.


Heitz Cellars

If you were an oenophile in the 1970s, you may still have that hypnotic bouquet of eucalyptus imprinted in your memory.

The smell, of course, belonged to Heitz ’ s Martha ’ s Vineyard Cabernet, a wine whose rich, opulent palate would have made it legendary, even had its nose not been so distinctive.

First made by Joe Heitz in 1966, Martha ’ s Vineyard was arguably the most coveted Cabernet at the birth of modern California wine. And after the great 1966, magnificent vintages in 1968, 1970, 1974 and 1985 secured Martha ’ s position as the finest of its generation.

But the dawn of the 1990 ’ s Cult Cab movement obscured the previous generation of Cabernets, and Martha ’ s was the most puzzling casualty.

Its style was considered very opulent in its day, and even by today ’ s more ambitious standards it remains exotically compelling. Now, nearly a half century after it became the first great single-vineyard California Cabernet, it still mesmerizes with its astonishing bouquet and its warm, velvety texture.

Into the Breach

In the summer of 1974, David Heitz completed his enology degree and returned to his family ’ s winery on the eastern edge of Napa Valley. Over the preceding decade, David ’ s father Joe had become a towering figure in Napa wine circles, nearly as famous for his strong opinions as for his pioneering wines. But that summer, Joe hurt his back and was laid up in bed.

Newly armed with his enology degree, but guided by his father every step of the way, David jumped into the breach, bringing in the 1974 harvest and vinifying, among the other Heitz wines, the 1974 Martha ’ s Vineyard Cabernet. Little did he (or anyone else) know that the wine would become among the most famous in California history.

So pleased was Joe with the wine that, as David jokes, “my father … decided that he would have no problems leaving the duties at crush to me and heading out to the beach each year at harvest time.”

So, while Martha ’ s Vineyard Cabernet will always be associated with Joe Heitz, few people know that his son David has been its maker since 1974, turning out countless great vintages, following the principles laid down by his father.

Today, 45 years after the first Martha ’ s, nothing has changed in how it is made.

Tom and Martha

Of course, the wine would never have existed without Martha ’ s Vineyard, which lies on a gentle slope on the western side of the valley in the foothills of the Mayacamas Mountains just south of Oakville. It is the quintessential western Napa Valley terroir the soils a mix of valley floor alluvial silts, gravels and eroded rock from the Mayacamas range, with perfect exposure and drainage.

The vineyard is surrounded by giant eucalyptus trees, often credited as the source for Martha ’ s distinctive minty aroma and flavor. And the plant material is a unique proprietary clone that produces tiny, thick skinned berries of great concentration and deep color.

Owned by Tom and Martha May, Martha ’ s Vineyard has been made exclusively by Heitz since 1966 Joe had begun purchasing the fruit the previous year, blending it with other sources for his Napa Valley bottling.

But Tom May asked Joe if he could have a barrel of the wine bottled on its own as part payment for the grapes. So impressed was Joe by the wine ’ s completeness and character, he quickly agreed to bottle the total production separately the following year.

A Napa Valley Pioneer

The way in which Martha ’ s Vineyard has been made over the past 45 years came straight from Joe Heitz, one of the great personalities of Napa ’ s golden decade of the 1960s, and among its most gifted winemakers.

Prior to starting his own winery in 1961, he was the legendary André Tchelistcheff ’ s right-hand man at Beaulieu Vineyards for eight years. Later he became the very first to issue a single-vineyard bottling of Napa Valley wine with the release of the 1966 Martha ’ s Vineyard Cabernet in 1970.

From Father to Son

Today, David Heitz uses the same methods his father did in 1966 to make Martha’s Vineyard: fermentation is in stainless steel tanks followed by a full year in very large neutral American oak casks before another three years in French oak barriques prior to bottling.

One surprising aspect to the Heitz approach is that their Cabernets do not go through malolactic fermentation. As David Heitz told John Gilman, “this was how my father made his Cabernets, and given how well they had turned out over the years, I could see no good reason for changing this.”

This unusual method surely is a factor in Martha ’ s famed ability to age for decades.

Heitz Wine Cellars Martha ’ s Vineyard Cabernet is not only one of California ’ s greatest wines, it is also one of the last living examples of traditional Napa Valley winemaking, unchanged now for nearly half a century.


Heitz Cellars

If you were an oenophile in the 1970s, you may still have that hypnotic bouquet of eucalyptus imprinted in your memory.

The smell, of course, belonged to Heitz ’ s Martha ’ s Vineyard Cabernet, a wine whose rich, opulent palate would have made it legendary, even had its nose not been so distinctive.

First made by Joe Heitz in 1966, Martha ’ s Vineyard was arguably the most coveted Cabernet at the birth of modern California wine. And after the great 1966, magnificent vintages in 1968, 1970, 1974 and 1985 secured Martha ’ s position as the finest of its generation.

But the dawn of the 1990 ’ s Cult Cab movement obscured the previous generation of Cabernets, and Martha ’ s was the most puzzling casualty.

Its style was considered very opulent in its day, and even by today ’ s more ambitious standards it remains exotically compelling. Now, nearly a half century after it became the first great single-vineyard California Cabernet, it still mesmerizes with its astonishing bouquet and its warm, velvety texture.

Into the Breach

In the summer of 1974, David Heitz completed his enology degree and returned to his family ’ s winery on the eastern edge of Napa Valley. Over the preceding decade, David ’ s father Joe had become a towering figure in Napa wine circles, nearly as famous for his strong opinions as for his pioneering wines. But that summer, Joe hurt his back and was laid up in bed.

Newly armed with his enology degree, but guided by his father every step of the way, David jumped into the breach, bringing in the 1974 harvest and vinifying, among the other Heitz wines, the 1974 Martha ’ s Vineyard Cabernet. Little did he (or anyone else) know that the wine would become among the most famous in California history.

So pleased was Joe with the wine that, as David jokes, “my father … decided that he would have no problems leaving the duties at crush to me and heading out to the beach each year at harvest time.”

So, while Martha ’ s Vineyard Cabernet will always be associated with Joe Heitz, few people know that his son David has been its maker since 1974, turning out countless great vintages, following the principles laid down by his father.

Today, 45 years after the first Martha ’ s, nothing has changed in how it is made.

Tom and Martha

Of course, the wine would never have existed without Martha ’ s Vineyard, which lies on a gentle slope on the western side of the valley in the foothills of the Mayacamas Mountains just south of Oakville. It is the quintessential western Napa Valley terroir the soils a mix of valley floor alluvial silts, gravels and eroded rock from the Mayacamas range, with perfect exposure and drainage.

The vineyard is surrounded by giant eucalyptus trees, often credited as the source for Martha ’ s distinctive minty aroma and flavor. And the plant material is a unique proprietary clone that produces tiny, thick skinned berries of great concentration and deep color.

Owned by Tom and Martha May, Martha ’ s Vineyard has been made exclusively by Heitz since 1966 Joe had begun purchasing the fruit the previous year, blending it with other sources for his Napa Valley bottling.

But Tom May asked Joe if he could have a barrel of the wine bottled on its own as part payment for the grapes. So impressed was Joe by the wine ’ s completeness and character, he quickly agreed to bottle the total production separately the following year.

A Napa Valley Pioneer

The way in which Martha ’ s Vineyard has been made over the past 45 years came straight from Joe Heitz, one of the great personalities of Napa ’ s golden decade of the 1960s, and among its most gifted winemakers.

Prior to starting his own winery in 1961, he was the legendary André Tchelistcheff ’ s right-hand man at Beaulieu Vineyards for eight years. Later he became the very first to issue a single-vineyard bottling of Napa Valley wine with the release of the 1966 Martha ’ s Vineyard Cabernet in 1970.

From Father to Son

Today, David Heitz uses the same methods his father did in 1966 to make Martha’s Vineyard: fermentation is in stainless steel tanks followed by a full year in very large neutral American oak casks before another three years in French oak barriques prior to bottling.

One surprising aspect to the Heitz approach is that their Cabernets do not go through malolactic fermentation. As David Heitz told John Gilman, “this was how my father made his Cabernets, and given how well they had turned out over the years, I could see no good reason for changing this.”

This unusual method surely is a factor in Martha ’ s famed ability to age for decades.

Heitz Wine Cellars Martha ’ s Vineyard Cabernet is not only one of California ’ s greatest wines, it is also one of the last living examples of traditional Napa Valley winemaking, unchanged now for nearly half a century.


Ver el vídeo: Historias de Vino. Capítulo 2: Pizzorno y Los Nadies (Julio 2022).


Comentarios:

  1. Zulkik

    ¡Hola! Me gustaría expresarte mis condolencias sinceras para ti

  2. Goltirg

    En mi opinión, es mentira.

  3. Anant

    Incomparable)))))))

  4. Harti

    Soy un spammer divertido y positivo. Por favor, no elimine mis comentarios. Deja que la gente se ría al menos :)



Escribe un mensaje